Smiley face

Páginas

lunes, 5 de julio de 2010

El Jirón de la Unión, en el recuerdo y el presente

JIRONEANDO POR EL ENTRAÑABLE JIRON DE LA UNION
Caminar por el Jirón de la Unión es transitar por la zona más emblemática de la Lima hasta mediados de los años ochenta, cuando la crisis arrasó con lo mejor de esta zona. Sin embargo todos los estilos arquitectónicos se reflejan hasta hoy: el rococó francés, el neoclásico, el romanticismo republicano, el art nouveau modernista.

Su historia comienza con el inicio de la Colonia y recibe este nombre con la llegada del siglo veinte. Hasta los años 70 del siglo pasado, era recorrido por autos y por tranvías y luego se convierte en zona peatonal a partir de 1982. Sus 5 de las 11 cuadras conectan la Plaza Mayor con su otra plaza más importante, la Plaza San Martín.
Su primera cuadra, llamada “Puente de Piedra” por estar ahí este puente, también llamado Puente Trujillo, continuación del Jr Trujilllo en el Rímac. En la cuadra dos al costado del Palacio de Gobierno (“Palacio”) destaca la Casa de Aliaga, una de las casonas coloniales aún existentes. Sin embargo dos lugares emblemáticos ya no existen: el café Haití y un cafetín de un ferviente hincha de Universitario que servía humeantes café con leche en vaso, sándwiches de aceitunas negras y diversos platos criollos a la hora del desayuno. En esta cuadra está también el pasaje del Correo y en la esquina, la Plaza de la Bandera donde antes estaba la estatua de Francisco Pizarro.

Cruzamos la Plaza de Armas y en su tercera cuadra (“Portal de Escribanos” ) está la sede del Municipio de Lima y el aún vigente, cada vez menos, Club de la Unión (en donde se proyectó la primera película cuando en el primer piso estaba el Jardín de Estrasburgo) – ambos separados por el Pasaje Santa Rosa y a unos metros más allá– en la cuarta cuadra (“Mercaderes” por la cantidad de negocios que albergaba) - se levanta aún la casa que albergó al estudio de Eugenio Courret.

Tres lugares emblemáticos que ya no existen son la Antigua Heladería de la Botica Francesa (hoy en San Isidro), la Casa Banchero y la Casa Welsch (hoy en Av .Libertadores)-hoy una tienda de saldos de ropa-.
Otros lugares a recordar son las tiendas (también desaparecidas): Tía, Monterrey, Oeschle (hoy en el Centro Cívico), Maruy y la antigua Sears (hoy Saga) así como los cines Bijou, Adán y Eva (hoy Cine Planet) y el Excelsior (hoy Cime Star Excelsior).
Otra de las construcciones que resaltan en el jirón ( Nº 557 – calle “Espaderos”) es la casona donde vivió el prócer chileno Bernardo O HIggins y que hoy ocupa oficinas de la Universidad Católica. El solar que hoy ocupa esta casona perteneció desde la fundación de Lima al capitán Juan de Villalobos.
En la cuadra seis (“La Merced”) se levanta la hermosa Iglesia de La Merced y la antigua sede del Banco Internacional del Perú así como una estatua al Gran Mariscal Ramón Castilla. En la plazuela frente a la iglesia el General San Martín volvió a proclamar la independencia del Perú.
Ya en la cuadra 7 está el Palais Concert sigue siendo mudo testigo de glorias pasadas y que nadie se atreve a hacer revivir este paradigmático lugar donde la “farándula de la belle epoque” (a la que pertenecieron los famosos Abraham Valdelomar y su Grupo “Colónida”, César Vallejo, José Carlos Mariátegui entre otros) de inicios del siglo veinte -1915-1920 - se reunía (esquina de Emancipación –antigua calle Minería- y Jirón de la Unión). En esta calle llamada Baquíjano (nombre en honor a la familia Baquíjano que habitaba esta cuadra en el siglo XVIII) y llamada “Gurmendi” hasta finales del siglo XVII, aún se levanta la casa que albergó a un prestigioso diario hoy desaparecido, el diario “La `Prensa”.

En el lugar donde quedaba la casa de la familia Baquíjano se levantó luego el Hotel Baltimore, luego el restaurante Cosmos y finalmente el otrora Aeroclub, hoy convertido finalmente en una galería de moda.
En la cuadra 8 llamada de “Boza” (por estar la casa de quienes fueron los Marqueses de Boza) , aún están – queriendo recobrar brillos pasados – las dos galerías comerciales: Boza , inaugurada en 1956, y los restos de lo que fue la primera escalera eléctrica (Nº 853) y la Vía Venetto, aún en pleno apogeo. En esta cuadra también recordamos la tienda de discos de Héctor Roca y la Librería Internacional (ya desaparecidas) y también la Pastelería Elio Tubino y el café Dominó (Galería Boza) que hoy está en la Plaza San Martín. En el Nº 847 estaba el antiguo Bar Morris, donde dicen que se inventó el Pisco Sour. Sin embargo nuestro amigo Eloy del Bar del Hotel Maury retruca y se reserva la paternidad del coctel de bandera del Perú.
La cuadra nueve se ubica en la Plaza San Martín en donde está el hermoso Hotel Bolívar, el ex cine San Martín (Jr .Ocoña, conocido como centro de compra y venta de dólares) y más allá el ex Teatro Colón (a lado del cuál fueron asesinados el Director de El Comercio y su esposa en los años 30 del siglo pasado ) y el exclusivo Club Nacional.
En la cuadra 10 (llamada “Belén) está una hermosa casa que hoy ocupa el Museo Andrés del Castillo y los lugares de diversión, hoy de nuevo visitados por gran cantidad de personas): el Rincón Cervecero, el antiguo Bar Munich, el bar Mao y otros; y al final de la cuadra 11 (de nombre “Juan Simón) le jirón hace esquina con la antigua Casa Rímac, llamada también el Palacio Francés. En esta parte era los extramuros de Lima.

Para finalizar este imaginario paseo por nuestra historia urbana, vale la pena resaltar dos lugares aún existentes: la Joyería Kurinaga – fundada en 1951- en el Nº 671 y la Tienda de Regalos de la Señora Fanny Lu en el Nº 504: A no dudar son las dos tiendas ejemplos de lucha que se sobrepusieron a la crisis y hoy a mi entender son las estrellas de un NUEVO Y RENACIENTE JIRON DE LA UNION¡¡¡ Nuevas tiendas, nuevos clientes, mucha gente caminando por sus 5 principales cuadras comerciales.
El llamado “jironear que implicaba vestirse con sus mejores ropas en los “años de gloria del siglo veinte”, hoy se ha convertido en otro paseo de compras, consumo de comida y búsqueda de satisfacer nuevas necesidades de los nuevos limeños, peruanos y vistantes del siglo XXI.

Desde este lado de la mágica bruma,
Tus amigos y amigas de
ECOAVENTURA VIDA