Smiley face

Páginas

lunes, 15 de abril de 2013

QUE DEMANDA UN VIAJERO DE NEGOCIO CUANDO SE CONVIERTE EN TURISTA




Un importante flujo de inversionistas y empresarios vienen al Perú para ver posibilidades de negocios e invertir en nuestro país. El crecimiento de nuestra economía y las posibilidades que ofrece hacen atractivo mirar hacia nuestro país.


Son personas que vienen por pocos días y con una agenda muy recargada. Demandan hoteles mínimo 4 estrellas y concurren a restaurantes de primera calidad, atraídos por nuestra gastronomía, cuya fama hace ya tiempo que superó nuestras fronteras.
A pesar del poco tiempo libre disponible, estos viajeros buscan conocer el Centro Histórico y como no, Cusco y la impresionante ciudadela de Machu Picchu. Son viajeros que buscan experimentar no solo el ángulo “turístico” sino también conocer sobre la historia e impresiones de primera mano sobre la coyuntura del país, información que le servirá para tomar decisiones sobre invertir o comerciar en nuestro país. Un viajero que viene por negocios nunca dejará de pasar la oportunidad de conocer mejor el mercado, donde desea incursionar.
De hecho muchas cosas impresionan a estos viajeros, sobre todo si son europeos, estadounidenses o asiáticos. Desde cosas pequeñas como constatar el trabajo de los lustrabotas hasta nuestro caótico tráfico pero con lo  sorprendente que les resulta lo bien que funciona el Metropolitano.
A pesar de los avances en cuanto a la lucha contra la pobreza, la presencia de ésta es motivo de sorpresa, sobre todo las grandes diferencias que se perciben en pocos minutos, por ejemplo de estar en San Isidro y en pocos minutos al pie del cerro San Cristóbal. Son de su admiración el Centro Histórico, sus balcones, sus iglesias barrocas, sus casas coloniales y republicanas ya recuperadas, las imponentes Plaza Mayor y San Martín, el Pisco Sour del Bar Maury y del Club Nacional, la calle Capón y se sorprenden también cuando se enteran sobre la inversión hecha por Art Express en cuanto a recuperación de edificios republicanos en el Centro Histórico, inversión que ha redituado con creces.
Contra lo que muchos creen, un paseo peatonal y trasladarse en el servicio de transporte público es una buena oferta que les acerca a la “verdadera” realidad de Lima, aunque para el viaje al Cusco si desean servicios de primera y personalizados, sea por seguridad o por disponer de poco tiempo.
Lima fue hasta hace muy poco una ciudad de paso. Incluso importantes agencias de viajes no la ofrecían como se hubiera tenido que hacer. Sin embargo en ECOAVENTURA VIDA sí apostamos desde hace muchos años por Lima, su Centro Histórico y barrios que recién son “descubiertos” como Pueblo Libre, por ejemplo. El ser un operador pequeño nos da la posibilidad de ofrecer programas flexibles y 100% personalizados. Sin duda alguna un detalle que nos permite tener una pequeña gran ventaja comparativa.
A seguir apostando por Lima y el Perú¡¡



1 comentario:

wilmarys villarroel dijo...

Tienes razón en tu entrada, el viaje de negocios se valora cada vez más como una oportunidad para expandir horizontes, inspirarse y hacer progresar una carrera profesional. Además, el 30% de los viajeros llegaría a aceptar un trabajo con un sueldo más bajo si implicara viajar más por negocios. Saludos.

Fuente: galapagos cruise